Malas energías

2010

Basándome en la creencia de mi abuela de que por los zapatos se pegan las malas energías de los otros, fui a un lugar concurrido y le pedí a las personas que me prestaran sus zapatos para que se me pegaran las malas energías de todos.